Etiquetado: Filantropía

Empresas con alma (8)


Una empresa sin alma es un proyecto ética, social y emocionalmente no sostenible.

Savador García

CsF

Hace unos días, me levantaba de la cama desconcertado por las noticias que escuchaba en la radio. Arturo Fernández, miembro de la ejecutiva de la CEOE , afamado empresario es denunciado por sus trabajadores como presunto pagador en dinero negro.

A raíz de esta noticia, me puse a pensar en el daño que este tipo de personas han hecho a la sociedad, al bien común. Lo cierto es que Arturo Fernandez representa un modelo de gestión empresarial sin alma, un modelo clásico  en el que el empresario actúa dominado por el yo sin pensar en el nosotros. Es un tipo de empresario que se deja llevar por la avaricia , alimentado por el poder, que ve el dinero como un fin y no como un medio . Arturo Fernandez y la denuncia por la que esta siendo investigado, es la representación de la caída de un mito, el empresario que esta para forrarse. Representa un modelo empresarial basado en el miedo. En definitiva,  un modelo deshumanizado y poco sostenible.

Frente a esta cultura empresarial, están surgiendo modelos de gestión fudamentados en valores humanos como la cooperación, la dignidad, el amor, la felicidad. Modelos que generan economía, que son sensibles con el medio ambiente y  que ven al trabajador no como un recurso humano sino como un fin a cuidar y potenciar.

Cuando un trabajador se siente querido y respetado por el empresario, éste suele responder dando todo su talento, alma y esfuerzo en su puesto de trabajo. Si por contra, el trabajador se siente mal tratado, éste acudirá a su puesto de trabajo pero permanecerá anímicamente ausente.

De igual forma, los proveedores, los clientes, necesitan sentirse tratados con amabilidad e incluso con cariño, pues esto, como reza la frase ” gentileza genera gentileza”, es el motor que proporciona felicidad dentro de la empresa. Y es que, cómo contaba la semana pasada, una empresa que propicia un entorno de trabajo feliz, es mucho más productiva que otra que no lo haga.

Este modelo de empresa que describo, representa una filosofía de vida fundamentada en la filantropía, entendiendo por filantropía  el amor al género humano y a todo lo que a la humanidad respecta. La propia actitud filantrópica del empresario, es en si, el bien más poderoso que cualquier otro elemento, incluido el dinero.

Ahora nos queda esperar que nuestros gobernantes sean también sensibles y, valoren y cuiden, este modelo empresarial el cual puede propiciar el desarrollo de nuestra economía y por consiguiente, ayudar a reducir la lacra social que supone tener cinco millones de parados.

¿Tu que piensas? 😉

Ver: RSC y empresas con alma

Aquí te dejo un vídeo surgido de la colaboración desinteresada de músicos de la calle repartidos por todo el mundo. Un buen ejemplo de filantropía.