Economía del Bien Común. Cómo mejorar la igualdad salarial (3)


Forges

Forges

Tras las últimas noticias aparecidas en prensa anunciando el fichaje de Rodrigo Rato como Consejero de la compañía Telefónica y la subida del sueldo de David Álvarez, presidente del grupo EULEN, alcanzando a percibir una cantidad de 2.600.000 € al año mientras se baja hasta un 40% el sueldo a los trabajadores de su empresa  por un ERE. Me salta la duda de si esto tiene sentido. ¿Cómo pueden vivir más de 5.000.000 de personas cobrando 420 € al mes y permitirse que otras cobren hasta 840.000 € mensuales, como el presidente de Telefónica?, esta diferencia ¿es coherente en un mundo cómo el nuestro? tener tanta desigualdad salarial ¿en que nos beneficia al conjunto de los ciudadanos?.

Si hacemos un sencillo cálculo matemático estudiando por ejemplo las desigualdades salariales entre lo que gana el presidente de una empresa y lo que cobra un trabajador con el salario más bajo, tomando el ejemplo de Telefónica, donde su presidente gana anualmente unos 10.100.000 €  e imaginemos que el sueldo más bajo en su empresa es de 25.000 € anuales, hallamos que el presidente de la compañía gana 404 veces más que el trabajador con menor sueldo. Es decir, en este caso el presidente de la empresa gana él solo lo que ganarían en su conjunto algo más de cuatro cientos trabajadores ¿tiene esto sentido?.

Evidentemente en mi opinión la respuesta es negativa. Un país no debe permitir que sus empresas apliquen una política salarial tan desequilibrada, ya que esto viene a generar problemas laborales, económicas y sociales poco beneficiosos para el bienestar de un país. Por contra, una política de equilibrio salarial beneficiaria no solo a los trabajadores sino también a los empresarios, pues se convertirían en modelos organizativos basados en la sostenibilidad y en la estabilidad social. La Economía del Bien Común defiende un sistema legal por el cual las organizaciones tengan fijados las diferencias salariales y estas sean coherentes. Se esta hablando de fijar una diferencia de veinte veces superior.

La económica que vive de la avaricia nos ha llevado a la actual crisis, crisis que esta causando mucho sufrimiento en la sociedad española y europea. Ser conscientes de que un modelo de organización empresarial, político y social, fundamentado en el todos ganamos y no en el yo gano y tu pierdes, nos hará ser más felices.

Anuncios

Economía del bien común: un modelo económico emergente. (2)


En nuestra persecución del beneficio propio nos aprovechamos permanentemente los unos de los otros, nos utilizamos,nos degradamos. Cristhian Felber La economía del bien común

 

EBC-Madrid2

Los protagonistas de esta fotografía son Ana Moreno y Cristhian Felber, fue tomada en septiembre del 2012 en Madrid. Se reunían por vez primera con un grupo de coordinadores del movimiento de la Economía del Bien Común, procedentes de toda España. Cristhian Felbert es filólogo, sociólogo, psicólogo y politólogo austriaco que hace un par de años, con la colaboración de unos empresarios, desarrollaron el modelo conocido por Economía del Bien Común.

¿Que es la Economía del Bien Común?

Se podría decir que la EBC (Economía del Bien Común)  es un planteamiento para un nuevo sistema de relaciones económicas y sociales  que pretende dar un sentido más humano al modelo económico. Un modelo económico que realmente este fundamentado en valores sencillamente humanos como: honestidad, dignidad, democracia, cooperación, solidaridad, felicidad, compasión, altruismo, amistad… por encima de valores tales como: miedo, egoísmo, rencor, envidia, maldad,competitividad. Valores, estos últimos, promovidos por el sistema capitalista que hoy nos gobierna.

No se trata, por tanto, de una quimera alejada de la realidad del ser humano, si no lo que se persigue es dar una cierta coherencia a los comportamientos económicos en relación con las necesidades puramente humanas.

Frente a la avaricia y la competencia del sistema capitalista, la EBC defiende la cooperación y el bien común.

Un ejemplo de como la cooperación funciona e incluso mejor que la competitividad lo podemos ver en la siguiente noticia “Las cooperativas aguantan el tirón”.

¿Cómo pretende la EBC desarrollar su modelo?

Existen tres campos de actuación:

1- Las empresas. La EBC quiere que las empresas que se sumen al movimiento asuman el compromiso de ser evaluadas. Se les hará pasar un examen por el cual se valorara la aportación al bien común de la empresa. El sistema de evaluación dará una puntuación que sera publicitada para que los consumidores y demás personas conozcan la aportación de la empresa al bien común.

2- La administración. Uno de los objetivos que se plantea la EBC es presionar a la clase política para que desarrollen una ley que implique políticas de incentivos a aquellas empresas que más aporten al bien común, vía reducciones fiscales, otorgando privilegios en la contratación pública, etc..

3- El consumidor. Desde la EBC se cree que el hecho de informar  a los consumidores del grado en que una empresa aporta más o menos al bien común promocionará un consumidor más consciente y por tanto las empresas que más aporten al bien común más beneficios podrán obtener.

Os dejo este resumen de la EBC con la intención de que os sirva para haceros una idea de qué es y qué es lo que pretende. Con el tiempo iré profundizando mucho más. Por ello os invito a que hagáis vuestros comentarios y aportaciones. Si os interesa el tema y queréis trabajar para que la EBC sea una realidad podréis contactar conmigo a través de mi mail jolivermartinez@gmail.com  entrar en la web de la EBC .

A continuación os pongo algún material más por si quieres conocer algo más de la Economía del Bien Común.

Vídeos  http://www.youtube.com/watch?v=WgmMkIeIPNc&playnext=1&list=PL2B1E2C791DCBF46F

¿Como potenciar las experiencias positivas? (1)


Los científicos creen que el cerebro tiene una tendencia negativa incorporada. Ph Rick Hanson

Mi amiga María, que llevaba un tiempo desaparecida del grupo de amigos, me contaba como estaba pasando por una mala época en su vida. María me decía que todo lo que le sucedía a lo largo del día era triste. Yo intente convencerla de que no estaba siendo justa con ella misma. Le propuse que hiciera un experimento. Quería demostrar que aunque sintiera que todo era en su vida negativo esto era una impresión falsa. Era fácil,  María debía comprometerse y escribir en un papel antes de ir a dormir las diez cosas positivas del día.  Podían ser cosas insignificantes pero que al menos le hubieran provocado una sonrisa o poder  disfrutar o alegrarse en un momento del día.

Al cabo de las semanas, María me llamo por teléfono, estaba alegre y me decía agradecida que mi propuesta le sirvió para convencerse de que aunque experimentes una mala racha siempre hay cosas positivas por las que sonreír.

                                                             Fuente: clicking by Flickr

Profundizando un poco. Hace cosa de unos días leía en el blog del neurosiquiatra americano Rick Hanson una entrada en la que hacia referencia a la creencia anunciada en la frase de arriba. El cerebro del ser humano, aseguran los científicos,  reacciona antes frente a un estimulo negativo que a uno positivo de la misma intensidad. Ademas, las experiencias dolorosas se recuerdan más que las alegres. En definitiva, se puede decir que el cerebro es como un velcro para las experiencias negativas y teflón para las positivas. Esto hace que la memoria implícita  se comporte de manera injusta. Como norma general, la mayoría de los hechos que se producen en nuestras vidas tienen un carácter positivo o al menos neutral. Además, la acumulación de experiencias negativas en la memoria implícita hace que la persona se vuelva más ansiosa e irritable.

Pero nosotros podemos cambiar esto. Entrenando nuestro cerebro, haciéndonos más conscientes de las experiencias positivas, esto posibilitará nivelar el tablero del juego. Esto nos dará más felicidad y bienestar para uno mismo y los demás. De esta manera seremos capaces de superar los obstáculos de la vida con mayor entereza.

¿Cómo?

1. Buscando hechos positivos y convirtiéndolos en buenas experiencias. Se trata de centrarse en aquellos hechos positivos que nos suceden a lo largo del día, como por ejemplo recibir un cumplido, terminar satisfactoriamente una tarea, ver como crece una maceta a la que estas cuidando, jugar con tu mascota… No consiste en mirar la vida con una lente de color de rosa, sino de ver la realidad y lo verdadero.                    

Cada vez que sucede un hecho de carácter positivo deja sentirte bien. Agradezca este momento, vívalo y disfrute del instante.

2. Realmente disfrutar de la experiencia. La mayoría de las veces un buen instante es bastante leve, no pasa nada, lo importante es ser consciente de ese momento y experimentarlo como un científico observa su investigación.

No se trata de aferrarnos a la felicidad sino al contrario, se trata de observar de detenernos en los momentos positivos que experimentamos. De esta manera la felicidad se convertirá en más incondicional, basandose en una plenitud interior y no en condicionantes externos.

3. Sentir que la buena experiencia se hunde para ti. Consiste en vivir corporalmente los beneficios del momento positivo.

Maria quiso compartir conmigo algunas de sus experiencias positivas que había descubierto. Lavar los platos era para Maria una tarea rutinaria, pero con su compromiso y observación, descubrió que enjabonar y enjuagar los platos le producía mucha calma. Era una experiencia positiva. María observaba como su respiración se volvía pausada.

Te invito a que como María pruebes a ver tus experiencias positivas y equilibres así tu balanza. Además sería maravilloso que compartieras tus vivencias.

Gracias y Feliz Navidad!!!
//